LO QUE DA UNA MANO NO LO DEBE SABER LA OTRA

Gaspar Antonio Xiu/GIR Comunicaciones

 

 

Sé que el titular de la columna es un dicho muy común, pero por algo no ha dejado de estar vigente en estos tiempos, esto es algo que los jóvenes que intentan incursionar en la política deberían tener muy presente, ya que nacieron con las mañas de la política antigua, política oxidada y obsoleta, que ya no tiene reparación, que sus piezas dejaron de salir desde hace muchos años.

Podría dar muchos ejemplos de cualquier estado, o municipios pero me quiero enfocar en Puerto Morelos, que si bien no me vio nacer, es algo que me hubiera gustado, a pesar de eso yo me siento todo un portomorelense que defiende a capa y espada este lugar que nos da el sustento, el pan de cada día, es por eso que me tome el tiempo de escribir esta columna, en base a vivencias y comentarios que se siguen generando y que poco han cambiado a pesar de ser nuevo municipio.

Lo que es cierto es que en Puerto Morelos a pesar de que Leona Vicario ya es parte de este municipio, los jóvenes no simpatizan con los supuestos líderes juveniles, es más tampoco con la política y no es para menos, jóvenes faltos de creatividad, jóvenes que utilizan a jóvenes; quemándose con la sociedad, saltando de partido político en partido político y así quieres a su corta edad buscar un gran puesto en el ayuntamiento, pero la culpa no toda es de ellos, sino de los ejemplos que han tenido.

Estos jóvenes se las dan de grandes líderes, que mueven las masas juveniles, que gozan de credibilidad, pero la realidad es que su enorme grupo está conformado por no más de 10 entusiastas, esto en los mejores casos, también se dicen ser grandes negociadores en la política, cuando no pueden si quiera negociar con las líderes y no por falta de ¨choro¨, más bien por falta de acciones que hablen por ellos, pues como se dice por ahí, tratan de venderle chiles a La Costeña.

Los llamados frentes juveniles de partidos políticos y de sindicatos han estado reciclando a esos jóvenes, pues un día son tricolores de hueso colorado, al otro amarillos o azules, y ahora con las alianzas juran ser fieles seguidores desde que se fundó dicho partido en Puerto Morelos.

Hay que remarcar que al no haber muchos jóvenes interesados en la política, son una tercia que han andado brincando de partido en partido, algunos obteniendo algún puesto, que posteriormente gracias al mal trabajo que han hecho, aunado a ventiladas en medios de comunicación lo han perdido, otros manteniéndose a la espera de que el partido político cobre fuerza, pero todos ellos tienen algo en común, que acción que hacen, por más mínima lo presumen en redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest