HOLBOX AL BORDE DE LA EXTINCIÓN

Redacción/GIR Comunicaciones

 

 

Las aguas negras rebosan en varias calles cercanas al parque central de la concha acústica, debido a que el drenaje sanitario colapsó y ya hay charcos que provocan olores fétidos.

Emilio Jiménez Ancona, alcalde de Lázaro Cárdenas, municipio al que pertenece la ínsula, denunció que el gobernador lo canalizó con Gerardo Mora Vallejo, director general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), quien ha minimizado el problema, “que ya es muy grave y temo que la gente vaya a volver a manifestarse como en agosto pasado, bloqueando el muelle y, ahora sí, cerrando el acceso a los turistas”.

A unas semanas que inicie el periodo vacacional de Semana Santa –del 25 de marzo al 1 de abril–, el edil corroboró que la paradisiaca ínsula ahora está al borde de una contingencia sanitaria: “hay cinco puntos donde ya rebosan orines porque las obras del drenaje sanitario no avanzan nada y van muy lento”.

Jiménez Ancona explicó que a una cuadra de la playa, del embarcadero –“en la esquina donde está el restaurante Las Panchas, uno de los tradicionales de la isla, está terrible”–; otro, frente a una rentadora de carros de golf –a una cuadra del parque, rumbo al aeródromo del lugar–; otro rebosadero está frente a un hostal, y uno más frente a una primaria.

El acumulamiento de charcos de aguas verdes (miasma) –“ya no son negras”, aseguró– aún no llegan al primer cuadro, pero “la situación ya es grave porque prácticamente están alrededor, lo que ya ocasiona olores fétidos y una pésima imagen para los visitantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest